Esclavos de lo que decimos, dueños de lo que callamos

Posted on Mai 2, 2007. Filed under: catarsis |

           La palabra es un arma de doble filo. Puede seducir y enamorar al más escéptico o derrotar y hundir al más valiente. La palabra queda dicha e impregna la atmósfera que nos rodea. Puede llover o puede brillar el sol después de darla o recibirla. Podemos sembrar la alegría y el odio, la esperanza y la ira. La palabra nos condena y otros nos juzgan, nos esclaviza su sonido y su sentido. El silencio nos exculpa, nos protege de las pugnas y los juicios, nos libera de la responsabilidad de decir algo congruente y original, del peso de expresar aquello que sentimos.            

             Somos esclavos de lo que decimos y dueños de lo que callamos. Pero que hermoso sería poder sentirnos libres al hablar y liberar del silencio al que calla por miedo. Usar las palabras adecuadas y adecuar nuestra mirada. No condenar la palabra al mal uso que le damos y entregarnos a ella para expresar lo que pensamos. Convertirla en melodía sin temer que la censuren, bailar con ella y admirarla. Que hermoso sería componer una sinfonía que todos pudiesen escuchar y compartir, disfrutar y transformar en canciones, cuentos o diálogos a cuatro voces, a diez.               

              Que hermosura romper la esclavitud y el silencio, escoger los pinceles más finos para trazar el hilo de una conversación, los colores más puros para pintar los pentagramas y las notas más sencillas para darles vida. Y al fin ser capaces de entendernos.

Irene Montiel.

Make a Comment

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

4 Respostes to “Esclavos de lo que decimos, dueños de lo que callamos”

RSS Feed for Zarabanda València Comments RSS Feed

Si, la palabra hay ke cuidarla, pienso que es lo más fundamental en nuestras relaciones, la forma de expresión más poderosa, capaz de convencer y de conducir y mejorar nuestras conductas por el buen camino, porque trabajándola, por lo general un@ deja de ser un pokito menos ignorante y como consecuencia también más tolerante, comprensivo y benévolo con los demás.

Son peligro si se usan sin razon que las gobierne, si se escriben con irresponsabilidad,

son peligrosas si caen en campo abonado de fanatasia, de locura o de iganorancia. Por si mismas las palabras parecieran gozar de sentido estricto literario, pero quien tiene todo ese conocimiento y absoluta racionalidad? todos vamos revestidos de prejuicios e ignorancia, todos vamos calzados de nuestros propios paradigmas, embelesos y sueños, todos anclamos nuestras propias esperanzas, nuestras propias frustraciones en sus ricas playas, todos queremos encontrar en sus signos y cadencia la respuesta a nuestras inquietudes, queremos cobijarnos, liberarnos, expresarnos.

Por si mismo un te quiero no significa nada: querer es la expresion del deseo fisico de un objeto fisico, pero si sueñas con el amor le damos otra significacion, mas bien un amar disfrazado tras un te quiero, un te quiero recubierto de afecto es lo que muchas veces expresamos, mas solo es un abrazo, un beso o una caricia tiernos traducido a palabras, nadie espera compromiso perpetuo del que brinda un abrazo, un beso o una cálida sonrisa. Siempre me pregunto cuanto cinismo hay en la racionalizacion de los sentimientos. no parece congruente ya que al querer racionalizarlos aunque se pretende darles un connotacion racional se está reconociendo su existencia. sin embargo segun su significado literal un cínico ni siquiera creeria en la existencia de sentimiento, menos racionalizarlos…vuelvo a lo mismo, sera quitarle valor? sera se cinico?

En fin, volviendo a las palabras, por algo existe la prudencia, por algo se dice: “somos esclavos de lo que decimos y amos de lo que callamos” Son saetas, son espadas, son caricias, son semillas, lápidas. Las palabras son de todo: blanco y negro y todos los matices pues no dependen solo de quien las diga sino la mezcla del sentido con que se expresan y el sentimiento con que se captan.

Demasiado cierto, a veces no nos detenemos a pensar lo que decimos, nos dejamos guiar por las emociones sin darnos cuenta que podríamos lastimar a terceros.

Aunque nos arrepintamos de ellas luego, se siente bonito desahogarse del Amor, de la locura, del enojo, o de cualquier otro sentimiento… Pero que rico decirlo.!


Where's The Comment Form?

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...

%d bloggers like this: