NUESTROS CINCO MINUTOS DE ODIO

Posted on Mai 2, 2007. Filed under: política i apunts d'actualitat |

       Orwell, en 1984, nos enseñaba una sociedad que, obviamente, todos entendieron como ficticia. Los que leyeron a Orwell desde una perspectiva crítica, entendieron el texto, como una plasmación clara del espíritu de los imperios y del despotismo de los poderosos. Winston, el protagonista, vivía en la sociedad de Oceanía, una sociedad castrada intelectualmente, sin memoria y, orgullosa de ello. A los ciudadanos, se les decía y se les racionaba lo que debían consumir, lo que debían pensar y, se les decía a quien debían amar. Pero, sobre todo, se les decía a quien debían odiar. En aquella sociedad, se reescribía la historia cada día. Se creaban nuevos enemigos cada semana, se reescribían los libros y las publicaciones en función de las actuaciones del Gran Hermano.

         Orwell, no podía saber que aquella obra, donde exageraba el poder represivo de las clases dirigentes de su época, se convertiría 80 años después, en el más exacto análisis de la sociedad del Estado Español. Desde la derecha española, que comprende al Partido Popular y a todos esos terroristas que ejercen el terrorismo desde los medios de desinformación cercanos a la ultraderecha; se está creando un caldo de cultivo de autoodio dentro de la sociedad española.

        Cada semana, aquí también, se reescribe la historia. Se confunde el franquismo con la Segunda República Española, sin hacer distinción de los orígenes de los dos regímenes. Los defensores de la libertad, son los herederos de quienes la secuestraron y la negaron durante décadas. Las manifestaciones convocadas por los obispos, por la AVT y el Partido Popular, son la más clara representación de los cinco minutos de odio, a los que asistía Winston. En estas catarsis inducidas, desde las modernas telepantallas, se les dice a los asistentes a quien deben amar, es decir, a Dios, a Franco y a Don Santiago Bernabeu. Pero sobre todo, otra vez, se les dice, a quien deben odiar. Se les conduce al odio, cada semana de odio, el enemigo es diferente, pero siempre se repite el odio. Odio y repulsa a los catalanes, a los Vascos, a los homosexuales, a los comunitas, a la sociedad laica e, incluso a sus tribunales cuando no sentencian a favor de sus intereses.

 

        Que tengan cuidado, porque si se les va de las manos, conseguirán su objetivo. Llegaremos a odiar, pero les odiaremos a ellos. Odiaremos la represión, odiaremos el despotismo, el fascismo, la manipulación y odiaremos con mucha más fuerza a todos aquellos que nos nieguen la posibilidad de vivir en libertad. Porque somos mejores, porque tenemos razón, porque lo hacemos por tod@ nuestr@s compañer@os y, sobre todo, porque en la lucha encontramos lo que su sistema nos quita. Su violencia será terrorismo, pero nuestra respuesta será autodefensa. Y, nuestra libertad no la prostituirán, no la secuestrarán y aunque no lo comprendan, nunca la venderemos, ni la cambiaremos por odio. Autodefensa es inteligencia.

Hernan.

Make a Comment

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

Una resposta to “NUESTROS CINCO MINUTOS DE ODIO”

RSS Feed for Zarabanda València Comments RSS Feed

Buen paralelismo con Orwell. Pero un apunte.

Cuando consiguen que hablemos de “nosotros” y “los otros”, cuando consiguen el “les odiaremos a ellos”, ya han conseguido ese objetivo. Ya está, ya lo tienen, ya estamos en su juego. Ya han ganado un enemigo, ése al que afirman que hay que odiar y que en realidad no existe, ese Emmanuel Goldstein que se están fabricando, lo vamos a acabar creando nosotros.

Hay que ir con cuidado. Eso es lo que se busca: la tensión, el blanco y el negro. Yo me quedo en el gris. Es más incómodo, pero jodidamente divertido.


Where's The Comment Form?

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...

%d bloggers like this: